Reportajes


Pataletas: Cómo controlar a mis "bendiciones"

Image title

Son normales y esperables, es la forma en que los niños reaccionan frente a situaciones que les provocan rabia o frustración. Y, a pesar de que los berrinches suelen ser desgastantes para los adultos, se trata de una etapa muy importante para el desarrollo de los más pequeños de la casa.

Por: Carlos Martin

@carlosf_martin

Caía la tarde y estaba en un supermercado cuando comencé a escuchar unos gritos desgarradores de un niño de cuatro años. Al comienzo no quería mirar, pero fue imposible no hacerlo. Cajas volaron y golpes abundaron. La mamá trataba de calmarlo, primero con buenas palabras, luego con amenazas de castigos, pero nada resultaba.

El "show" aumentaba con los minutos y todo porque no le compraría un helado. Quise intervenir, pero ¿en qué ayudaría? Además, la cara de la mamá lo decía todo, no sabía cómo controlar la dantesca pataleta de su pequeña “bendición”.

SON COMPLETAMENTE NORMALES

Hay que dejarlo claro: las pataletas son normales y es esperable que todos los niños las experimenten. Así lo confirma María Paz Aguilera, psicóloga clínica especialista en apego y Fundadora de Apego Seguro, quien señaló que entre los dos hasta alrededor de los cinco años es natural que los niños tengan estos episodios y que "habla de su buen estado y, por otro lado, dice que es capaz de mostrar su peor cara a las personas que lo quieren. Siempre les digo a los padres que se deberían poner contentos de que su hijo llegue a la 'edad de las pataletas', ya que se descartan muchas enfermedades mentales".

La especialista agrega que es la forma que tienen los niños de expresar sus emociones, normalmente las frustraciones, enojos y rabia, "por lo que sería preocupante si nunca hace una, porque puede haber algo que esté reprimiendo y es necesario saber por qué lo hace".

NO HAY RECETA, PERO SÍ CONSEJOS

Nadie tiene la fórmula mágica para afrontar una pataleta, pero se pueden dar consejos para poder sobrellevar de mejor manera estos episodios.

María de los Ángeles Ríos es madre de dos hijas y dueña del blog de maternidad "Mamma Don't Preach" y, según su experiencia, señala que "a mí me ha servido hacer 'check lists' (o listados), ya que luego de una pataleta uno va aprendiendo los motivos. Mira la hora de la pataleta, puede que sea la hora de almuerzo y tenga hambre o sea la hora de siesta y tú lo tienes caminando en la calle varios minutos".

Además, menciona que se debe llevar la "disciplina positiva", en donde hay que reforzar las cosas buenas que hacen los niños y orientarlos, "es reconocer al niño como una persona capaz de hacer cosas. Por ejemplo, en vez de prohibir que se suba a un columpio, le enseñas a no caerse, a afirmarse bien y a entregarle confianza; guíalo y el niño entenderá que puede hacerlo".

En tanto la psicóloga infantil María Valentina Olivier indica que luego de contener a los niños es importante que los padres les expliquen el porqué de las cosas, "es importante sacarlo del contexto en cuestión. Hay niños que prefieren la contención física, como un abrazo, pero hay otros que no y las pataletas crecen, por lo que hay que darle el espacio para que puedan liberar esta frustración, y cuando se calme los padres siempre tienen que estar disponibles para conversar y entender lo que ocurrió".

Javiera Adaro, directora de la Fundación Integra de la Región de Coquimbo, señala que siempre hay que escuchar a los hijos, pero además "hay que respetarlos, no les exijamos cosas que no vamos a poder cumplir, por ejemplo, decirles que no nos griten si yo misma estoy gritándole". La directora regional de la fundación menciona que cuenta con un 'FonoInfancia', en donde atienden psicólogos y "se invita a los adultos a descubrir y conocer a sus hijos, explicándoles que no hay una única forma de ser padres".

Image title

USTED NO LO HAGA

Además de los consejos de experiencias positivas, hay cosas que por ningún motivo un padre debe hacer cuando su hijo protagonice una pataleta. La psicóloga María Paz Aguilera señala que es una pésima estrategia dejar solos a los niños en esos momentos, "los adultos somos los modelos de las conductas de nuestros hijos. Si dejamos que a nuestro hijo 'se le pase solo', ignorando o castigando en una pieza, jamás aprenderá a regular su conducta y a entender lo que le pasa".

De igual forma Rodrigo Calderón, psicólogo clínico de Chile Psicólogos, indica que "jamás se debería mirar una solución farmacológica para estos casos, ya que no es una enfermedad".

"No podemos pedirles que se calmen si nosotros mismos estamos alterados, le enseñamos que gritar es una forma válida de expresarse. Por eso es importante que como adultos sepamos manejar nuestras propias pataletas", enfatiza la psicóloga María Valentina Olivier. Y añade que golpearlos tampoco es la solución, mencionando que "eso se daba en la gente de mayor edad, quienes fueron criados en un modelo conductista, en donde era común el castigo. El niño muchas veces dejaba de hacer una pataleta, pero por miedo y aprende a que no es bueno expresar sus emociones".

PATALETAS EN EL AULA

Muchas de las pataletas se dan también cuando los niños están a cargo de una educadora en el jardín. Ante esto Marcela Gómez, educadora de párvulos y directora del jardín Lucerito de Junji en Copiapó, menciona que "durante la jornada educativa incorporamos técnicas de respiración y relajación. En una pataleta, aunque el niño esté muy enojado, hay que recordarle que respire. Aunque parezca poco probable que lo haga, los niños lo hacen".

Agrega que, para prevenir estas conductas, se hacen estrategias en grupo para enfrentarlas, así trabajan el "'eduyoga' con cosas muy simples que mezclan relajación, respiración y el juego. No es como el yoga de los adultos ni tienen las mismas posturas, ya que se les enseña con cosas más infantiles y que ellos puedan reconocer".

Recalca además que es importante que el aula sea armoniosa y cálida y debe haber zonas de 'rincón tranquilo', que nosotros llamamos 'zona del cobijo', las que cuando el niño viene muy alterado y estresado los ayuda. "Tenemos una carpa en plena sala en donde les pedimos a las mamás que traigan elementos de apego que tengan los niños, como una almohada, una manta o un juguete; esto sirve cuando vienen con pataleta, se les hace el ejercicio de respiración y, si sigue enojado, va a la 'zona del cobijo' y luego de un rato los niños salen solos y les dicen a las tías que están listos. Nunca hay que presionarlos, pero sí acompañarlos".

¿QUIERES CONTACTAR A LOS ESPECIALISTAS O FONOS DE ESTA NOTA?

Apego Seguro: psicóloga María Paz Aguilera, (www.apegoseguro.com) Facebook/apegoseguro Twitter @apegoseguro Instagram @apego_seguro

Blog de Maternidad de María de los Ángeles Ríos: Mamma Don't Preach (mammadontpreach.cl)

Psicóloga infantil: María Valentina Olivier, fono: +569 96766014 y mail: ps.molivier@gmail.com

Psicólogo: Rodrigo Calderón (chilepsicologos.cl)

"FonoInfancia" de Fundación Integra: 800 200 818 (gratuito)

Subido por administrador

Otros Articulos
1-2-3-guapa-apps-magicas-embelle1539965430

Octubre del 2018

1, 2, 3 ¡Guapa! Apps mágicas, embellecedoras y límites inexistentes ¿Qué nos pasó que nos convertimos en "falsificadores" de nuestra propia imagen?

innovacion-y-creatividad-las-cla1539959023

Octubre del 2018

Innovación y creatividad: Las claves para emprender desde las aulas

1-pyme-de-la-region-de-coquimbo-1539880209

Octubre del 2018

1 PYME de la Región de Coquimbo podría convertirse en la mejor de Chile

las-lecciones-de-javier-godoy-en1539867523

Octubre del 2018

Las lecciones de Javier Godoy en el tenis: Una disciplina que traspasa la cancha

alejandro-shir-a-la-conquista-de1539866166

Octubre del 2018

Alejandro Shir, a la conquista de México

la-receta-de-alejandra-y-harris-1539708867

Octubre del 2018

La receta de Alejandra y Harris: Los rostros tras el negocio de barrio que decidió transformarse en restorán