Reportajes


Este es mi "conchito", ser padres después de los 40

Image title

La paternidad tardía genera mucho miedo, pero las personas que tienen hijos después de los 40 años hicieron oídos sordos al "tic tac" del reloj biológico. Ser un "papabuelo" se puede, y es mucho más común de lo que se piensa, pero hay que tener ciertos cuidados... y también ¡mucha energía!

Por: Carlos Martin

@carlosf_martin

La decisión de tener un hijo muchas veces choca con la búsqueda de una vida profesional plena o simplemente de disfrutar y viajar. En la actualidad, hay parejas que válidamente postergan la paternidad, aunque también hay quienes se lamentan de haberlo hecho e inician un complejo camino para ser padres después de los 40 años.

Desde el punto de vista biológico, la paternidad tardía conlleva algunos riesgos para la salud reproductivay la del futuro bebé, pero se puede, y si el "reloj biológico" te lo permite, podrás ser padre o madre y disfrutar de tus hijos.

Si estás viviendo esto, tranquilo/a que hay muchos que están en la misma situación y muchísimos que ya la vivieron y le contaron a Vida Magazine sus experiencias.

CRIAR A LOS 40

Nelly Ortiz de Zárate tiene 69 años y tuvo a su primera hija a los 17, y como casi toda joven recibió ayuda de sus padres en la crianza de Ximena. Pero 20 años después y sin planearlo, tuvo a su segunda hija, Paula, quien hoy tiene 31 años.

Ya no era la misma joven, no tenía a sus padres, y su hija mayor, en vez de jugar con su hermana, debió cuidarla. "Mi hija mayor me ayudó mucho, yo había perdido todo el 'training' de la crianza", señala Nelly, agregando que "la energía no era la misma, ya que tener una hija a los 17 y otra a los 37 fue duro", y si bien sabía de los riesgos de ser una mamá casi a los 40 años, reconoce que nunca tuvo miedo.

Criar a los 20 fue muy diferente a hacerlo a los 40, sobre todo en la época del colegio en donde los apoderados eran mucho más jóvenes. Nelly recuerda que "eran puras 'lolas' de 20 o 22 años y yo, que pasaba los 40. La diferencia de edad cuando tuve a Paula se notaba bastante, de hecho, siempre fui la presidenta de los apoderados, porque era la más entusiasta y la más madura (ríe)".

Nelly recordó una anécdota que sirve para ejemplificar la diferencia de edad, “a Jorge, el papá de mis hijas, le molestaba cuando alguien buscaba a Sergio, mi yerno, que vivía con nosotros (…). Le decían 'buscamos al papá de esa niñita' (Paula, que tenía unos cinco años), porque por la edad él no se veía como el papá y Sergio sí; Jorge se veía como el abuelo, y bien enojado les decía '¡el papá de ella soy yo!' y pegaba el portazo", recuerda entre risas.

SOY LA CONCHITO”

Paula Bordones, la hija menor de Nelly, reconoce que "nunca fue tema la edad de mis papás", añade que "no era algo que tuviera consciente, por lo menos en la etapa del colegio. Pero en la universidad me di cuenta de que eran mayores, porque comenzaron con enfermedades típicas de su edad y que los papás de mis amigos aún no tenían".

Del mismo modo indicó que hubo un momento en que se dio cuenta de que quedó "al medio", ya que tiene más de 20 años de diferencia con la generación que le corresponde en su familia, por lo que "a mis primos, que hoy tienen más de 50 años, les digo tíos y a mis sobrinos les digo primos".

Paula reconoce que es "la conchito" de su familia, "pero nunca me trataron como una guagua, siempre fui independiente y eso influyó en mi personalidad, porque el día a día lo pasaba con puros adultos. Desde siempre me senté en la mesa a conversar y era la 'vieja chica'".

SER PAPÁ A LOS 45... Y A LOS 48

Miguel Robles tiene 49 años, trabaja en una caja de compensación y en su oficina se respira la paternidad. Se pueden ver fotos de sus hijos, un tazón de "súper papá" y hasta las manos de sus hijos está retratadas y adornan su lugar de trabajo. Sin duda un papá chocho.

Es que muchas veces lo planeado no resulta y así lo vivió este padre, quien nos confidencia que "fue difícil porque nos costó tener hijos y recurrimos a distintas instancias para poder tenerlos, hasta que llegó Renato y fue una felicidad muy grande". Miguel tenía 45 años cuando nació su primer hijo y hace tres meses nació Laura.

Este papá cuarentón señala que con su esposa Lissette, que es 11 años menor que él, se saltaron etapas, "hoy podemos disfrutar a nuestros hijos. Tengo amigos que fueron papás jóvenes y muchos de ellos hoy están separados y están viviendo la paternidad desde lejos".

Del mismo modo recalca que "los 49 años de hoy no son los mismos de años atrás: antes una persona de 50 ya era un viejo", por lo que indica que "uno se cuida más y se alimenta mejor. Creo que llegaré bien a los 60 y 70 años", reflexiona Miguel y concluye diciendo que "si se busca o simplemente llega, igual son una bendición. Creo que no se puede pasar esta vida sin tener un hijo".

Image title

¿MUJERES E HIJOS EN RIESGO? SÍ, PERO...

Si se lo ve desde el punto de vista fisiológico, mientras más edad tiene la mujer es menor la posibilidad de quedar embarazada. Javier Escalona, ginecólogo especialista en medicina reproductiva del Hospital de La Serena, señaló que los riesgos son mayores, principalmente por la 'reserva ovárica', en donde a mayor edad hay menos óvulos y de menor calidad, "por eso la mujer sobre 40 años tiene mayor posibilidad de tener un hijo con alguna cromosomopatía, como el síndrome de Down o las trisomías 13 y 18". Asimismo, el riesgo de aborto de las mujeres que quedan embarazadas después de los 40 años es de un 50 %". El embarazo tardío también involucra riesgos para la madre, los que pueden ir desde diabetes o síndrome hipertensivo del embarazo y hay muchas más posibilidades de presentar embarazos múltiples.

Pero el doctor Escalona entrega algunas salidas que pueden disipar tus miedos de ser madre después de los 40 años. Por ejemplo, está la criopreservación de óvulos, en donde una mujer menor de 30 años puede guardar sus óvulos; "es como una cuenta de ahorro, porque si guarda dicho óvulo y quiere embarazarse a los 40 años, esos óvulos tendrán la edad de cuando fue guardado y se evitarían todos los riesgos asociados a la edad avanzada".

Del mismo modo cuando una mujer tiene una reserva ovárica muy baja o está en la menopausia se puede optar a la 'ovodonación', una alternativa que cada día se utiliza más y que "consiste en comprar óvulos en un banco y utilizarlos para comenzar un tratamiento de fertilidad con los espermios de la pareja y los embriones que se formen se ponen dentro del útero de la paciente que está comprando el óvulo".

TAMBIÉN HAY RIESGOS PARA LOS HOMBRES

A diferencia de las mujeres, los hombres pueden tener hijos a cualquier edad. Pero cada vez hay más pruebas que cuestionan esta suposición, e indican que a medida que los hombres envejecen, afrontan un riesgo cada vez mayor de engendrar hijos con anormalidades.

La fertilidad masculina se reduce con la edad, y la paternidad tardía también aumenta las anomalías genéticas, ya que aumenta el riesgo de enfermedades como síndrome de Down, autismo y esquizofrenia.

Según un estudio publicado por la revista especializada en ciencia "Nature", el papá promedio de 30 años le transmite a su descendencia 55 mutaciones. Sin embargo, por cada año que envejeces después de esta edad, hay que sumarle dos mutaciones.

Subido por administrador

Otros Articulos
1-2-3-guapa-apps-magicas-embelle1539965430

Octubre del 2018

1, 2, 3 ¡Guapa! Apps mágicas, embellecedoras y límites inexistentes ¿Qué nos pasó que nos convertimos en "falsificadores" de nuestra propia imagen?

innovacion-y-creatividad-las-cla1539959023

Octubre del 2018

Innovación y creatividad: Las claves para emprender desde las aulas

1-pyme-de-la-region-de-coquimbo-1539880209

Octubre del 2018

1 PYME de la Región de Coquimbo podría convertirse en la mejor de Chile

las-lecciones-de-javier-godoy-en1539867523

Octubre del 2018

Las lecciones de Javier Godoy en el tenis: Una disciplina que traspasa la cancha

alejandro-shir-a-la-conquista-de1539866166

Octubre del 2018

Alejandro Shir, a la conquista de México

la-receta-de-alejandra-y-harris-1539708867

Octubre del 2018

La receta de Alejandra y Harris: Los rostros tras el negocio de barrio que decidió transformarse en restorán