Reportajes


Elígeme a mí: radiografía de la adopción en Chile

Image title

En este preciso instante hay parejas sometiéndose a estudios y procedimientos científicos para “lograr” ser padres, y, quizás, su hijo ya nació y está esperando que la vida lo lleve hasta su nueva familia.

“Ellos te eligieron a ti” le dijo el animador de TV Rafael Araneda a la cantante Daniela Castillo en medio de uno de los momentos televisivos más emocionantes de los que hemos sido testigos. La cantante, que en ese momento tenía 18 años y participaba en el programa “Rojo fama contrafama”, contaba públicamente que era adoptada, al igual que sus dos hermanos, rompiendo en minutos con un tabú imperante hasta ese momento sobre el tema. Daniela se transformó en el primer personaje público que contaba una historia de adopción. Desde ese momento en adelante y, sin quererlo, se transformó en vocera y en un símbolo asociado a la adopción.

Varios años después, la cantante nacional aceptó conversar con Vida Magazine sobre su experiencia, y sobre cómo ve la adopción hoy en Chile. “La verdad es que lo sé desde que tengo uso de razón, no recuerdo un momento determinado en que me lo hayan contado, porque mis papás hicieron un trabajo muy minucioso desde que yo era muy chiquitita; me contaron a través de cuentos o historias más infantiles y cuando fui entendiendo, ya lo tenía más ausmido”.

Al hablar de sus padres, Daniela se nota emocionada, señala que fueron ellos quienes le permitieron aceptar su origen de forma tan natural y sin problema alguno. “Mis compañeras de colegio siempre supieron que yo era adoptada, siempre fue muy natural. Yo creo que depende de cómo te lo cuenten, yo siempre sentí un orgullo muy grande por el hecho de ser adoptada”, señala.

Sobre su origen biológico la cantante no sabe nada, nos comenta que en algún momento de su vida tuvo dudas y cuestionamientos pero “fue algo de curiosidad, por saber quién me tuvo, quiénes eran mis papás biológicos. Pero solo fue curiosidad, no era por querer retomar un vínculo”.

El caso de Daniela Castillo puede considerarse un exitoso caso de adopción en que la historia familiar ha contribuido a que el niño no tenga problemas con su origen, en que no han existido dudas ni velos sobre los temas. Sin embargo, al hablar de adopción también es necesario hablar de todo el sistema que rodea a la adopción en Chile, tiempos de espera de dos años como mínimo, trámites administrativos y una suerte de juego de etapas que deben ir pasando los padres.

En este sentido, la cantante nacional hace un análisis desde la experiencia y señala que “la base de toda sociedad, la construcción de una persona, es la familia, independiente de cómo es esa familia, o cómo esté formada, siempre es lo más importante. Un niño que está solo, viviendo en hogares o al cuidado del Sename, yo creo que es un niño que se siente a la deriva, que desconfía. Pocos de ellos tienen buen futuro, entonces si uno de esos niños llega a un núcleo familiar, de todas maneras le van a dar herramientas para poder el día de mañana defenderse frente a la sociedad, a las personas, a lo que quiere hacer más adelante”, señala Daniela, reforzando la idea que adoptar a un niño es darle una nueva vida, una oportunidad.

¿Debe flexibilizarse el proceso de adopción en Chile? Daniela señala que “las etapas están bien puestas, pero siento que cada una dura demasiado. Hay ciertas etapas por las que los padres deben pasar, como el examen psicológico, por ejemplo. No pueden llevar a un niño desde una madre que lo rechazó a una familia que no lo va a querer, o que no lo va a cuidar bien, o que se va a romper en un año, no es la idea. Está bien que se resguarde todo por el bien del niño o de la niña”.

“EL TEMA DEJÓ DE SER TABÚ”

El caso de Daniela Castillo y su familia contribuyó a que como sociedad nos atreviéramos a hablar de adopción; de hecho, la cantante, se convirtió en vocera de la Fundación “San José”, que trabaja con el asunto de la adopción, porque a su juicio “hay mucha ignorancia sobre el tema”.

“A mí me tocó conocer muchos casos de personas que a partir de mi historia se atrevieron a adoptar, o hijos adoptivos que no tenían muy buena relación con sus papás y que comenzaron a mejorarla. En cierta medida sentí que había ayudado a que el tema se volviera contingente. Hoy es más natural hablarlo, ya no solo se habla de la adopción, sino también se habla de la adopción homoparental, o incluso de la adopción uniparental; el tema dejó de ser tabú”, señala Daniela.

Respecto de las opciones de adopción a familias diferentes, Daniela es clara al señalar que “no se pueden hacer diferencias por el sexo o por la forma de conformar una familia. Quizás una pareja hombre-mujer puede estar menos preparada para la paternidad que una pareja de hombres, o una pareja de dos mujeres puede estar más preparada que una persona sola, depende de cada pareja, no todas pueden adoptar, independientemente si son hetero u homosexuales; la adopción no es para todo el mundo, pero todos deben pasar por el mismo proceso”.

Finalmente, Castillo nos habló de maternidad y de sus planes. Nos comenta que sus padres la adoptaron por ser ya mayores para concebir naturalmente, y vieron en la adopción una vía para formar una familia. En su caso desea ser madre, no todavía, pues tiene varios proyectos por cumplir, y lógicamente ve a la adopción como una posibilidad. “Sería muy bonito adoptar a un hijo, pero también sé que es una decisión de pareja. Yo puedo tener muchas ganas, pero si mi pareja no estuviese seguro, no sería justo. Uno tiene que ser inteligente emocionalmente y muy generoso con la pareja y con el niño o niña por venir”.  

LETICIA, CARLOS Y JOAQUÍN

Al igual que muchas parejas, Leticia Reyes y Carlos Newman planificaron cuándo querían tener un hijo. Estaban casados y habían programado para una segunda etapa en su vida de pareja, la paternidad. Sin embargo, y sin diagnóstico claro, no pudieron ser padres biológicos. “A estas alturas estamos catalogados como infértiles, pero uno necesita una explicación, un por qué, y fue duro no tenerlo”.

Todo el proceso de fertilizaciones fue muy invasivo para esta mujer y señala que fueron casi cinco años, tiempo en que la pasó muy mal. “El ser padres es una ilusión para muchas parejas. Mi marido era muy guaguatero, súper regalón con sus sobrinos. Queríamos ser padres. ¡Siempre pensamos serlo!”.

 “FUE ALIVIADOR EL MOMENTO EN QUE DECIDIMOS ADOPTAR”

El día en que Leticia y su marido conversaron sobre la posibilidad de adoptar un hijo, ambos recordaron el diálogo que como pololos sostuvieron alguna vez. “Habíamos hablado este tema. Sabíamos, a partir de esa conversación muy liviana, que ambos estábamos dispuestos iniciar este proceso, siendo el camino más claro para convertirnos en padres. Fue aliviador el momento en que decidimos adoptar. Pasamos a una fase distinta y con ello recuperamos nuestra libertad y vino un relajo en nosotros”.

Leticia y Carlos comenzaron una búsqueda de información sobre los centros que trabajaban en el ámbito de la adopción, y optaron por Fundación San José. “Fue un proceso que duró casi dos años. Sabemos que para nosotros fue rápido, ya que pasamos la evaluación sicológica”.

Cuando al fin les comunicaron que todo estaba en orden para la llegada de Joaquín (hoy de cuatro años) a su hogar, desde la fundación les solicitaron visitar durante toda una semana al pequeño, que en ese entonces tenía un año y dos meses. Se trata de un proceso de “enlace”, en el cual compartieron con él y con personas de la fundación, donde poco a poco tuvieron la instancia de quedarse a solas y generar ese primer vinculo. Todo ello a solo una semana de llevar a su hijo a casa.

Estos padres reconocen que los dos años de espera que tuvieron que experimentar les otorgó una fuerte preparación que hoy es un soporte fundamental en su familia. Leticia dice que nunca sintió que perdía su tiempo, porque asegura que “cada paso sirve y te prepara para la llegada de un hijo. Debes aprender a manejar el tema y hacer que sea algo natural, donde todo apunta a no mentirle a los hijos y siempre abordamos el tema abiertamente delante de Joaquín”.

En septiembre el matrimonio inició un segundo proceso de adopción, dispuestos a vivir una vez más esta dulce espera con la convicción de haber encontrado en su primer hijo al más bello y fiel reflejo de ese amor que tanto buscaron con ayuda médica y de la ciencia, sin saber que ese hijo ya había nacido y que la vida se encargaría de juntarlos.

Image title


LOS NIÑOS SON LO MÁS IMPORTANTE

Para el Sename, la adopción es el “acto jurídico mediante el cual se crea un vínculo legal de parentesco entre una persona o pareja y el hijo/a no biológico que recibe bajo su cuidado”, para ello hay una serie de requisitos y etapas que los “padres aspirantes” deben cumplir.

Mary Álvarez, coordinadora de Adopción del Servicio Nacional de Menores Región de Coquimbo, explica que son procesos que parten con una charla masiva, en la que dan a conocer a los padres en qué consistirá el proceso. “Ahí de inmediato surge un primer filtro, de quienes por razones de tiempo u otras se marginan del proceso”, señala. El proceso en general suele tardar más de dos años.

La forma habitual para iniciar el proceso para quienes quieren adoptar es completar un formulario en el sitio web del Sename, y posterior a ello el organismo (en un plazo de cinco días) deberá responder la solicitud. También es posible solicitar directamente una entrevista personal o la asistencia a una charla informativa en que se comunica sobre los requisitos legales para adoptar; tras ello se procede a una etapa de evalución social y psicológica.

En este punto se produce otro gran filtro entre quienes llegarán a ser padres adoptivos y quienes queden en el camino. Tras la evaluación psicológica se determinará si los aspirantes son idóneos o no para ser padres. Si no lo son, podrán optar a una terapia psicológica y una nueva evaluación. Si la persona o pareja es idónea entrará oficialmente al registro nacional de solicitantes a la espera de un niño o niña para adoptar, período que puede demorar desde 12 a 30 meses.

En el proceso, según comenta la profesional del Sename, existe una fase de relación con los futuros padres. “Hay que conocer sus historias de vida. Nosotros tenemos entrevistas, visitas domiciliarias, analizamos la historia, conocemos a los matrimonios, y si los matrimonios requieren alguna ayuda posterior, también estamos disponibles”.

El proceso termina en manos del Tribunal de Familia correspondiente al domicilio del niño o niña. Será ante el Tribunal que el Sename presentará las propuestas de familia para cada niño, y este último determinará si dicha familia es o no la idónea.

Este proceso, lento y tedioso para muchos, tiene como objetivo asegurar que cada niño adoptado llegue a la mejor familia posible, pero algunas dudas surgen de forma inevitable: ¿es demasiado frío el proceso de adopción en Chile? ¿Podría acortarse el tiempo de trámites administrativos para acelerar la salida de los niños desde los hogares? ¿Está mejor un niño en un hogar de menores que al cuidado de una familia homoparental, o con un padre o madre soltero que quiera adoptar?

Actualmente, existe un Proyecto de Ley en el Congreso que busca modernizar el proceso de adopción en Chile, tener una mirada más actual y generalizada. Algunos sectores plantean que dicho cuerpo legal debe integrar la opción de adopción a parejas homosexuales, o a quienes han suscrito el Acuerdo de Vida en Pareja.

Para Mary Álvarez, más allá de los cuestionamientos que se hacen al sistema, “lo más importante son los niños. A veces uno tarda un poquito más en el proceso, puede ser unos meses más para nosotros, pero para los niños es una vida en juego”.

Image title


Por: Horacio Pinto @Ahorapinto

Pía López @pia_catterina

Fotografía: Constanza Valdivia

Subido por administrador

Otros Articulos
turismo-a-medida-todo-lo-que-tie1580410498

Enero del 2020

Turismo a medida: Todo lo que tienes que saber para viajar sin problemas

el-gordito-del-curso-ya-no-se-ri1577735364

Diciembre del 2019

El gordito del curso ya no se ríe, ¿acaso no es feliz con las bromas “amigables” por su barriga?

dejan-de-ser-transparentes-hoy-e1577473722

Diciembre del 2019

Dejan de ser TRANSparentes: Hoy entró en vigencia la Ley de Identidad de Género

ruta-gastronomica-que-falte-de-t1576694035

Diciembre del 2019

Ruta Gastronómica: Que falte de todo, menos las papas fritas

xilofonos-camiones-osos-de-peluc1575995341

Diciembre del 2019

Xilófonos, camiones, osos de peluche y castillos: Juguetes sustentables que ayudan a salvar el planeta

de-coquimbo-a-alaska-en-moto-las1575663094

Diciembre del 2019

De Coquimbo a Alaska en moto: Las rutas de Matías Rovano