Reportajes


El clásico champiñón blanco y sus múltiples beneficios

Image title

Probablemente usted tenga las mismas confusiones que tengo yo sobre la enorme cantidad de setas u hongos que existen y que desde hace algún tiempo han inundado los supermercados, dejando al típico champiñón botón (sí, ese mismo que usted conoce y consume) sin su habitual trono de único. Pero no hablemos de cocina, ni siquiera hablemos de las setas o callampas en general. Hablemos de ese pequeño champiñón blanco tan conocido por usted y por mí, ese tan rico en preparaciones, del cual recientemente se ha descubierto que tiene mucho más que un buen sabor.

Investigadores han demostrado que el consumo de callampas de botón blanco permite cambiar la composición de los microbios intestinales, permitiendo producir más ácidos grasos de cadena corta, específicamente propionato y succinato. Mientras, otras investigaciones han demostrado que la succinato y el propionato pueden cambiar la expresión de genes necesarios para manejar la producción de glucosa.

Pero ¿por qué es importante hablar de la glucosa? Aclaremos un par de cosas importantes. En términos simples, la glucosa es un azúcar que proporciona energía a las células del cuerpo, pero este proceso se hace gracias a la insulina, hormona que funciona como “mediadora” de la glucosa. ¿Y qué pasa si este proceso se altera o no se realiza correctamente? En ese momento nuestro cuerpo se enfrenta a los temidos “resistencia a la insulina”, “prediabetes” o “diabetes”, que afectan y mutilan la calidad de vida de millones de personas en el mundo.

Comer callampas de botón blanco puede crear cambios sutiles en la comunidad microbiana del intestino, lo que podría mejorar la regulación de la glucosa en el hígado. También sugieren que una mejor comprensión de esta conexión entre los hongos y microbios intestinales en ratones podría un día allanar el camino para los nuevos tratamientos de la diabetes y las estrategias de prevención para las personas.

Los investigadores, que reportaron sus hallazgos en un número reciente de la revista de Alimentos Funcionales, señalan, además, que consumir callampas de botón blanco puede desencadenar una reacción en cadena entre las bacterias intestinales, expandiendo la población de prevotella, una bacteria que produce propionato y succinato. Estos ácidos pueden cambiar la expresión de genes que son claves para el camino entre el cerebro y el intestino, lo que ayuda a manejar la producción de glucosa, o gluconeogénesis.

Según los investigadores, en este caso los hongos sirven como prebiótico, que es una sustancia que alimenta las bacterias beneficiosas que ya existen en el intestino y desinflaman el organismo. Los probióticos son bacterias benéficas vivas que se introducen en el sistema digestivo.

Subido por administrador

Otros Articulos
el-gordito-del-curso-ya-no-se-ri1577735364

Diciembre del 2019

El gordito del curso ya no se ríe, ¿acaso no es feliz con las bromas “amigables” por su barriga?

dejan-de-ser-transparentes-hoy-e1577473722

Diciembre del 2019

Dejan de ser TRANSparentes: Hoy entró en vigencia la Ley de Identidad de Género

ruta-gastronomica-que-falte-de-t1576694035

Diciembre del 2019

Ruta Gastronómica: Que falte de todo, menos las papas fritas

xilofonos-camiones-osos-de-peluc1575995341

Diciembre del 2019

Xilófonos, camiones, osos de peluche y castillos: Juguetes sustentables que ayudan a salvar el planeta

de-coquimbo-a-alaska-en-moto-las1575663094

Diciembre del 2019

De Coquimbo a Alaska en moto: Las rutas de Matías Rovano

vivir-con-esquizofrenia-luces-de1575575543

Diciembre del 2019

Vivir con esquizofrenia: Luces de una enfermedad estigmatizada por la sociedad