Reportajes


Coquimbo, una región TRANSparente

Image title

Una comunidad invisibilizada, cuestionada y golpeada, que el año pasado tuvo un “boom” mediático gracias a “Una mujer fantástica”, película que rompió todos los paradigmas y que hizo que nos adentráramos en la realidad de hombres y mujeres que sufren desde niño/as porque su identidad de género no corresponde con su realidad corporal.

Por: @elwndelabarba

Fotografías: @danielesquiveles

Image title

“Y el Óscar es para: ¡Una Mujer Fantástica!”, una frase que recorrió el mundo y que puso a la comunidad trans en la palestra. Ocho palabras que hicieron de Daniela Vega una verdadera “rockstar” e hicieron salir lo mejor y lo peor de la sociedad chilena; por un lado, la gran mayoría se alegró e interesó por temáticas de la comunidad LGBTIQ+, pero a la vez hubo otro segmento que buscó minimizar este logro y seguir invisibilizando a personas que han tenido que aprender a vivir con las miradas en la calle y los rechazos de familiares.

La transexualidad históricamente ha generado prejuicios y confusiones, normalmente por el desconocimiento a enfrentar un hecho que culturalmente se ha definido como tabú o antinatural. Lo único cierto es que detrás de cada caso está la vida de un hombre o una mujer que sufre cuando va descubriendo, desde su infancia, que su identidad de género no corresponde con su realidad corporal.

Se trata de un duro proceso interno, de personas que muchas veces se han tenido que acostumbrar a miradas llenas de enjuiciamientos y de odio.

Image title

SOY AMARO, FUI MARIELA

Amaro Barrera sorprende cuando dice su edad. Tiene 31 años, pero parece que tuviera 10 años menos. Es que quizás este profesor en Educación Musical rejuveneció al aceptarse y comenzar un tránsito que lo hizo dejar de ser Mariela.

Este hombre dejó atrás años de humillaciones y retraimiento vivido en Potrerillos y en el campamento de El Salvador, para llegar a La Serena con algo que iba creciendo. De a poco “el envoltorio” de Mariela se iba resquebrajando y Amaro comenzaba a ver la luz.

Cuenta que a los 18 años sintió la necesidad de realizar algo: “Me di cuenta por medio de una experiencia de otro hombre trans que se podía realizar el cambio”. Así, el 14 de octubre del 2018 comenzó su tratamiento hormonal con su primera inyección de testosterona. Ahí comenzó su transición, ahí nació Amaro.

“Siempre supe que había características mías que me hacían entender que mi género no era el que correspondía y con el cual había nacido. A lo largo de mi niñez y adolescencia nunca presenté las características típicas de una mujer, por el contrario, eran más las que socialmente son conocidas como las de un hombre ―recuerda, añadiendo que― no estoy muy de acuerdo con dividir todo en binario, pero este género le corresponde mucho más a lo que pasa en mi mente”.

¿Cómo lo tomó tu familia?

Mi familia la componen mis padres, cuatro hermanos y seis sobrinos. Pero este proceso lo viví solo. Tengo 31 años y soy de una generación diferente, hablar de esto era complicado. Lo hablaba con un amigo y nadie más. En algunos contextos lo conversaba, pero nunca recibí respuestas positivas y solo hasta el año pasado lo hablé con mi familia, ya que son muy conservadores, son cristianos evangélicos y de un pueblo chico como El Salvador. Allá siempre comentaron que me gustaban las mujeres, fue muy difícil, sufrí mucho bullying, me hacían canciones y me ponía apodos. Fue muy doloroso y nunca fui feliz. En pueblos chicos uno se siente muy solo.

¿Te gusta cómo te ves hoy?

Estoy súper contento con el aspecto que tengo o con mi voz, porque corresponde mucho más a lo que soy. Antes como Mariela no me miraba al espejo, no me gustaba. Ahora todos los días me miro, me saco fotos y me encanto (ríe).

¿Queda algo de Mariela en Amaro?

Nunca dejaría a Mariela atrás, todo lo que me pasó me formó como soy ahora. Pero Mariela lo pasó súper mal, tenía muchas trancas, traumas y problemas psicológicos. No podría dejarla de lado, pero me encanta hoy en día ser Amaro, un reflejo de la persona que Mariela nunca pudo ser. Además, todo lo malo de Mariela está enterrado. Ella era muy falsa, se evadía y tenía actitudes muy nocivas y no tenía remordimientos de eso, porque sentía que la vida me obligaba a eso. Para mí esto ha sido un renacer en todos los aspectos y eso es impagable.

Si bien Amaro se ríe y sus ojos demuestran que está viviendo libre, ha sufrido duros episodios de violencia y tiene una opinión muy crítica sobre las transiciones que tienen que vivir las personas trans, recalcando que “los episodios de violencia los superé, pero no los olvido. Tengo cicatrices en la cara de eso, las que me recuerdan día a día el odio injustificado de otras personas”.

Amaro fue golpeado por unos sujetos en plena feria de abastos en La Serena, y confiesa “estar sano de esa situación… no afecta mi día a día. Logré renacer y afrontar esas cosas y dejarlas atrás, pero siguen ahí y a muchos ‘otres’ les pasa”.

Señala que “no entiendo cómo personas quieren limpiar el mundo de ‘nosotres’ ―se toma unos segundos mirando al vacío―... eso refleja a una sociedad dañada”, y agrega que todos los días recibe mensajes en sus redes sociales “de chicos y chicas que me dicen que sus papás los han encerrado en la pieza, que les botaron toda la ropa, que los insultan y no los aceptan, que los segregan y mucho más. La verdad es que es muy doloroso que todo eso venga de tu propia familia. Es muy fuerte y desolador”.

Con dureza en su cara Amaro indica que optar por ser quien es “es una carga emocional muy pesada. A mí me ha costado amistades, relaciones de pareja y familiares y es mucho, por eso la comunidad trans está disminuida y casi invisibilizada. Muchos trans buscan pasar desapercibidos. Y eso responde a que no hay apoyo de nadie”.

El joven reconoce que sufre cada vez que sabe del suicidio de una persona trans, pues refleja que “no pudieron más, y eso se siente, se entiende. Definitivamente no pudieron más con el dolor y pasas a odiarte a ti mismo porque la gente te odia”. Por eso, afirma que es importantísimo que las personas trans cuenten con más apoyo en el sistema de salud, gestión que “ningún gobierno ha abordado de forma responsable. Se han abanderado con nosotros y de cierta forma nos han utilizado”.

El 4 de junio pasado Amaro dio otro paso: se realizó una mastectomía radical, que es la extracción de los senos con la doctora Montserrat Fontbona en el hospital militar de Santiago.

Amaro ayuda y orienta a personas que pueden estar viviendo lo mismo que él, a través de una página informativa llamada @transisbeautifulchile en Instagram, que tiene por objetivo visibilizar las necesidades de la comunidad trans.

Image title

DE ECUADOR A SALAMANCA

La historia de transición de Victoria Muníz (33) ha cruzado miles de kilómetros. Es ecuatoriana y nació como Víctor, pero a Chile ya llegó como Victoria. Cuenta que hace tres años vino al país a visitar a una amiga que vivía en Illapel y se quedó. Hoy tiene pareja y vive con él en Salamanca.

Chile es una sociedad conservadora y de a poco se ha ido abriendo a diferentes temas como la diversidad sexual, pero hay países como Ecuador en el que ser una persona trans puede verse socialmente como un pecado. “La diferencia de ser trans en mi país es que allá la gran mayoría no te respeta, ni valora. Es mucho más conservador que Chile. Allá es muy común que te echen de la casa o existan graves episodios de violencia”, explica Victoria, añadiendo que incluso allá no hay posibilidades de someterse a operaciones de reasignación de sexo.

Desde muy joven Victoria sintió la necesidad de cambiar y contarle al mundo que no podía seguir siendo Víctor; de hecho, a los 14 años le dijo a su familia que se sentía atraído por los hombres. Además, menciona que “pasa algo raro en mi vida, porque tengo dos familias, una sanguínea y otra que me crio”; señala que de la primera todos le dieron la espalda, “me cerraron la puerta y nunca me dieron el respeto que merecía”. En tanto la segunda la apoyó y “siempre han estado ahí”.

¿En qué momento te diste cuenta de que no estabas en el cuerpo correcto?

Cuando era pequeño, pensaba que todo era un sueño, que un día despertaría y me sacaría el traje de hombre y sería mujer.

Hoy eres Victoria, pero ¿queda algo de Víctor?

A los 15 años comencé a tomar hormonas en Ecuador y sentí que Víctor comenzó a irse. De Víctor no queda mucho, solo su familia verdadera. Pero está enterrado totalmente (…) Hace unos ocho o nueve años hice los cambios de nombre en mi país. Para mí nunca existió Víctor, en el fondo siempre quise salir. Victoria quería vivir, quería ser y allá (Ecuador) era muy difícil. Como Víctor nunca fui feliz. Yo siempre tuve claro que nací en un cuerpo diferente.

Al llegar a Chile dio un paso más allá: dejar su genitalidad para que Victoria se sintiera completa. Recuerda que al llegar a Chile se enteró de un programa que ofrecía el Estado para cirugías de reasignación de sexo y en dos años estaba entrando al quirófano, “fue algo totalmente hermoso para mí”.

¿Cómo fue el proceso de tu operación?

Hace tres meses me realicé la cirugía y el doctor Sergio Soler me dijo que soy de las pocas personas que han evolucionado tan rápido. La cirugía es para personas valientes y así me siento. Para ser bella hay que ver estrellas y yo vi todo el universo, fue algo doloroso e incómodo, pero Victoria es una mujer que siempre echa para delante.

¿Cómo reaccionas cuando la gente te dice “que no se te nota” que eres una mujer trans?

Tengo pareja y él no se dio cuenta al principio, me dicen mucho que no se me nota. Soy realista y sincera y si percibo que alguien no se da cuenta, le digo que soy trans. No me importa si van a cambiar o no la forma de relacionarse conmigo. Algunos me dicen que si me saco la ropa algo me va a colgar, pero si me desnudo ahora verán que lo único que cuelga es el cabello (ríe). Soy mujer y estoy súper contenta por como soy. Le doy gracias a Dios, al niño divino y luego al doctor que cumplió uno de mis más grandes sueños.

En un momento Victoria realiza una reflexión y señala que muchas veces las mujeres trans “buscan la calle, pero la vida es muy hermosa”. Menciona que “yo era Víctor hasta los 14 años y a mis 15 nació Victoria. No somos personas depravadas como muchas veces nos dicen. Soy feliz, me muestro y sí se puede, con o sin su familia, eres alguien con o sin tus padres”.

¿Cómo te ves en cinco años?

De profesión soy enfermera, además en Ecuador era animadora y presentadora de eventos, pero no pido lo mismo acá, solo que me vaya bien. En cinco años me gustaría tener un negocio de comida y otro de ropa, y sé que lo voy a lograr.

Image title

DE UNA NECESIDAD A UN EMPRENDIMIENTO

Esteban Rodríguez (24) nació en Coquimbo, hasta el día de hoy vive en la comuna puerto, y es un hombre trans.

Su transición, que comenzó a principios del 2017, ha sido muy dura, ya que perdió prácticamente todo el contacto con su familia y ha sufrido en carne propia de la burocracia y de la poca empatía de algunas personas cuando se atiene en el sector público para realizar su tratamiento hormonal en el Hospital de Coquimbo, incluso fue discriminado en sus trabajos por parte de sus compañeros.

Pero fuera de todo este duro proceso, de una necesidad, Esteban vio la posibilidad de emprender, y actualmente maneja su propia tienda online para chicos trans de Chile.

“En un momento quería un binder a medida (prenda utilizada para la compresión de los pechos para ocultarlos). En Chile había una tienda, pero no ofrecía lo mejor del mercado y se enfocaba en otros productos”. Ahí Esteban pensó “¿por qué no hago yo los binders y los vendo?”. Así nació Trans Shop Chile, en abril del 2017.

Añade que “le puse marca propia a los binder que es CDP Y CDP+”, y actualmente ofrece: binders por confección; bóxer packer por confección (bóxer con relleno delantero); banderas trans de mano por stock; urinales portables por stock (artículo para orinar de pie); bomba de succión por stock (producto que estimula el crecimiento del clítoris); packers (prótesis de pene) por encargo; bóxer arnés 3 en 1; bóxer arnés básico y arnés de uso sexual.

La tienda funciona a través de las redes sociales y la puedes encontrar como @transhopchile o en el WhatsApp +569 47465676.

CIFRAS AL PIZARRÓN: 2018 “EL AÑO TRANS”

Según cifras del XVII Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) durante el 2018, las denuncias y abusos basados en la orientación sexual o la identidad de género en Chile aumentaron en un 44 %, acumulando un total de 698 casos, la cifra anual más alta conocida hasta ahora y que acumula el 22 % del total de los 3.137 atropellos contabilizados en 17 años.

Por tercera vez, en 17 años, la población trans acumuló el mayor número de atropellos con el 39 % del total, correspondiente a 273 casos, el más alto conocido hasta ahora. Del total de casos de discriminación del 2018, 15 fueron dirigidos contra Daniela Vega y 218 para boicotear la Ley de Identidad de Género.

Además, según los resultados de la “Primera encuesta para personas trans y de género no-conforme en Chile”, sondeo realizado por la Organización de Transexuales por la Dignidad y Diversidad (OTD), al interior de las familias, la violencia más recurrente es el cuestionamiento de la identidad (97 %), mientras que ignorar corresponde al 42 % y la agresión verbal al 36 %.

El 40 % de los encuestados señala haber sufrido violencia en su lugar de estudio y el 56 % declara haber intentado suicidarse. La edad en que más se cometen los primeros intentos de suicidio es entre los 11 y 15 años, con 46 %; mientras que el 26 % lo intenta entre los 16 y 18 años.

GLOSARIO

Seguramente hay varios términos o conceptos que son confusos y que no conoces. Por ello, con la colaboración de diferentes organizaciones como la Fundación Iguales, Movilh y OTD, te presentamos un glosario para que encuentres más claridad respecto a este reportaje.

Sexo: se refiere al estado biológico como hombre o mujer. Incluye atributos físicos como los cromosomas sexuales, las gónadas, las hormonas sexuales, las estructuras reproductivas internas, y los genitales externos.  

Género: es un término que normalmente se usa para referirse a las formas en que las personas actúan, interactúan, o se sienten consigo mismas, lo que se asocia con hombre o mujer. Mientras que los aspectos del sexo son los mismos en todas las culturas, los aspectos del género podrían no serlo.

Identidad de género: vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo.

Expresión de género: manifestación del género de la persona, que podría incluir la forma de hablar, manerismos, modo de vestir, comportamiento personal, comportamiento o interacción social, modificaciones corporales, entre otros.

Orientación sexual: capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género.

SOGIESC: Sexual Orientation, Gender Identity, Gender Expression and Sexual Characteristics (Orientación Sexual, Identidad de Género, Expresión de Género y Características Sexuales); es la sigla en inglés para referirse a estos cuatro elementos fundamentales de la sexualidad humana.

Personas transgénero: personas que no se identifican con la identidad de género que les asignaron al nacer y por lo tanto transitan de género para manifestar el que realmente les identifica. Las personas trans construyen su identidad independientemente de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas. Estos últimos corresponden al ámbito de la expresión de género más que a la identidad de género.

Transfemeninas: personas asignadas al género masculino al nacer y que transitan hacia al género femenino. También se les llama mujeres trans.

Transmasculinos: personas asignadas al género femenino al nacer y que transitan hacia el género masculino. También se les llama hombres trans.

Trans no binaries: personas que no se identifican con el género asignado al nacer y que transitan hacia un género neutro, ni femenino ni masculino.

Image title


Subido por administrador

Otros Articulos
de-coquimbo-a-alaska-en-moto-las1575663094

Diciembre del 2019

De Coquimbo a Alaska en moto: Las rutas de Matías Rovano

vivir-con-esquizofrenia-luces-de1575575543

Diciembre del 2019

Vivir con esquizofrenia: Luces de una enfermedad estigmatizada por la sociedad

“entre-navajas-y-secretos”-l1575404424

Diciembre del 2019

“Entre Navajas y Secretos”: La historia de misterio que necesitas ver

coquimbo-una-region-transparente1575238810

Diciembre del 2019

Coquimbo, una región TRANSparente (Parte II)

dulces-tentaciones-seguro-no-le-1574083360

Noviembre del 2019

Dulces Tentaciones ¡Seguro no le puedes decir que no a estos pasteles y tortas!

oasis-huacachina-e-islas-ballest1572898281

Noviembre del 2019

Oasis Huacachina e Islas Ballestas Los destinos obligados a solo un par de horas de Lima, Perú